Muchas personas sienten que pasan su día a día en el trabajo haciendo muchas cosas pero en realidad avanzando muy poco. Establecer objetivos SMART puede ser una herramienta que te ayude clarificando objetivos, enfocando esfuerzos, utilizando el tiempo y recursos de manera más productiva, y aumentando las posibilidades de alcanzar metas más desafiantes.

¿Qué significa SMART?

SMART es un acrónimo que se puede utilizar para orientar la fijación de objetivos de tu organización:

  • Specific: Específicos
  • Measurable: Medibles
  • Achievable: Alcanzables
  • Relevant: Relevantes
  • Time Bound o Time Based: Tiempo limitado

1. Específicos: Los objetivos deben ser claros y específicos, de lo contrario los colaboradores de tu organización no podrán concentrar sus esfuerzos o sentirse verdaderamente motivados para lograr las metas. Puede ser útil tratar de responder las cinco “W” al momento de fijar los objetivos:

  • ¿Qué quiero lograr?
  • ¿Por qué es importante esta meta?
  • ¿Quién está implicado?
  • ¿Dónde está localizado?
  • ¿Qué recursos o límites están involucrados?

2. Medibles: Es importante tener metas medibles, para así poder monitorear su progreso. Este punto es clave para mantener el foco de los objetivos, cumplir con los plazos y tomas acciones correctivas en caso de no avanzar a la velocidad esperada. Un objetivo cuantificable debe abordar temas como:

  • ¿Cuánto cuesta?
  • ¿Qué indicador se espera impactar?
  • ¿Cuánto se espera ahorrar?
  • ¿Cómo sabré cuándo se cumple?

3. Alcanzable: Los objetivos también deben ser realistas y alcanzables para tener éxito. El ideal es establecer una meta ambiciosa que genere entusiasmo y, al mismo tiempo, alcanzable para mantener la esperanza de conseguirla. Es importante considerar preguntas cómo:

  • ¿Cómo puedo lograr este objetivo?
  • ¿Qué tan realista es el objetivo, basado en otras limitaciones, como los factores financieros?
  • ¿El equipo cuenta con las herramientas o apoyo para alcanzar la meta?
  • ¿De quién depende alcanzar la meta: De una sola persona/equipo o de más de uno?

4. Pertinente: Este paso consiste en asegurar que los objetivos sean importantes para ti y que también se alineen con otros objetivos relevantes. Todos necesitamos apoyo y asistencia para lograr nuestros objetivos, pero es importante mantener el control sobre ellos. Las metas relevantes responden afirmativamente a estas preguntas:

  • ¿La meta es útil para la organización?
  • ¿Es este el momento adecuado de conseguirla?
  • ¿Esto coincide con nuestros otros esfuerzos / necesidades?
  • ¿Soy la persona adecuada para alcanzar este objetivo?
  • ¿Es aplicable en el contexto actual?

5. Tiempo limitado: Cada objetivo necesita una fecha límite, para así tener un plazo en el cual concentrar todos los esfuerzos. Este componente de los objetivos SMART ayuda a evitar que las tareas cotidianas tengan prioridad por sobre los focos más estratégicos. Puede ayudarte responder preguntas cómo:

  • ¿Cuál es la fecha límite para alcanzar este objetivo?
  • ¿Qué puedo hacer hoy para alcanzarlo?
  • ¿Qué puedo hacer dentro de las primeras semanas?
  • ¿Qué puedo hacer a continuación para avanzar?

Bonus

Los objetivos SMART son un modelo en constante evolución. En algunas organizaciones, que llevan tiempo aplicándolas, ya han evolucionado a las metas SMARTER, incorporando Evaluate y Review/Reward/Recognize

6. Evaluar: Esta adición a la metodología parece obvia, pero no lo es. En muchas organizaciones se establecen metas que finalmente no se evalúan, perdiendo todo el poder de incentivo y motivación para los equipos. Para que no te ocurra esto, debes preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cada cuánto tiempo debo evaluar el avance los objetivos?
  • ¿Qué indicador o KPI (key performance indicator) será impactado por este objetivo?
  • ¿Qué información necesito para saber si la meta fue alcanzada?

7. Revisar, Recompensar, Reconocer: Hay diversas versiones para la última letra del modelo y todas hacen sentido. Los objetivos muchas veces cambian durante el año y es importante revisarlos; la recompensa debe ser muy atractiva para generar un incentivo en las personas; reconocer las contribuciones extraordinarias es clave para reforzar ciertos comportamientos. ¿Cuál de estas te suena más apropiada para tu organización?

Takeaways: Alcanzar metas extraordinarias requiere de objetivos que entusiasmen, desafíen y saquen lo mejor de las personas. La metodología SMART (y su versión evolucionada SMARTER) es una muy buena guía para asegurarte que las metas de tu organización generen un impacto tan positivo que te permita alcanzar aquello que parece imposible.

Foto de portada: SpaceX (www.spacex.com)