Finalmente te dieron un ascenso. ¡¡Felicitaciones!! Todos esos años de lucha y trabajo duro han sido finalmente reconocidos. Solo hay un problema: no tienes absolutamente ninguna preparación para ejercer tu rol de liderazgo. 

La emoción de un aumento de salario ganado con esfuerzo puede evaporarse rápidamente si tu organización deja a los líderes recién asumidos en sus nuevos y desafiantes roles, les desea mucha suerte y espera que se las arreglen como puedan. Algunas áreas de RRHH parecen esperar que instintivamente los nuevos líderes sepan qué hacer a continuación. Asumen que ya llevan un tiempo haciendo bien su trabajo, así que ya deben saber qué significa ser un gerente.

Como era de esperar, sin preparación ni dirección, la mayoría de las personas adoptará por defecto las formas cliché y estereotipadas de gestionar a sus equipos. Así es como se supone que los gerentes deben comportarse, piensan. Inevitablemente, significa que a menudo recurren a algunos conceptos erróneos. Pero en lugar de ayudarlos a dirigir su equipo, terminan produciendo el efecto contrario. Hay muchas creencias erróneas que se podrían descifrar aquí, pero los siguientes son los 10 principales mitos de los nuevos líderes.

Mito #1 Es muy difícil estar en la parte superior

Los jefes tienen más autonomía, mucho mejor salario, asistentes personales, viajes en clase ejecutiva, buenos hoteles para alojarse y respeto de sus colegas. Esta no es una realidad difícil. Siempre será mucho más difícil estar en la parte más baja de la organización y los jefes nunca deben olvidar eso si quieren motivar y desarrollar a sus equipos.

Mito #2 Ser tú mismo es la clave

Cuando asumes un nuevo rol, ser tú mismo puede no ser suficiente. Tienes que crecer y mejorar. La autenticidad podría ser una excusa para la pereza. No seas falso, pero no te limites a una sola forma de operar, ya que los equipos a veces requieren que sus líderes tengan que experimentar con nuevas formas de trabajar para encontrar la manera correcta de sobresalir.

Mito #4 La gente odia el cambio

La gente puede hacer frente al cambio. Incluso les puede gustar. Lo que a las personas no les gusta es un cambio innecesario o irrelevante, sobre todo si es impuesto desde arriba. Involucra a las personas en el proceso y puedes conseguir que estén muy contentos con los nuevos desafíos. El cambio puede ser bueno cuando significa una mejora real.

Mito #5 Hay una forma correcta de liderar

No te dejes engañar por la retórica de supuestos “visionarios” que dicen haber descifrado el “único camino correcto” para liderar. Las situaciones cambian y las empresas son todas diferentes. Tienes que juzgar la situación y adaptar tu comportamiento en consecuencia.

Mito #5 El liderazgo es más importante que la gestión

A menudo, hay una tendencia a pensar que el liderazgo se trata de grandes proyectos “globales”, como la estrategia y la visión, al mismo tiempo que se minimiza la gestión como algo pequeño y banal, que tiene que ver con intervenciones pequeñas. En realidad, necesitamos jefes que puedan liderar y administrar. Que sepan mirar el largo plazo, pero que también contribuyan en hacer que las cosas de corto plazo se hagan realidad.

Mito #6 El jefe con la mejor estrategia gana

Las grandes ideas están bien. Pero alguien tiene que ponerlos en práctica. Un negocio con una estrategia promedio que hace las cosas realmente bien vencerá a un competidor con una estrategia inteligente que no puede ejecutar. En otras palabras, no siempre debes enfocarte en proponer la mejor idea, sino que también debes cuidar que las cosas se hagan bien e, idealmente, a la primera.

Mito #7 Los líderes nacen, no se hacen

Todos pueden ser mejores a la hora de liderar. Cuidado con los líderes “naturales” que piensan que tienen poco o nada que aprender. Todos somos un trabajo en progreso. Los líderes generalmente están hechos, por experiencia, y no nacen listos, así que preocúpate de siempre buscar cómo ser un mejor líder para tu organización y para tu equipo.

Mito #8 Los robots vienen a tomar tu trabajo

No, en realidad no sabemos. Las predicciones suenan aterradoras: el 25% de los trabajos. No, espera, es 45%. Pero, en verdad, todo el mundo está adivinando. Siempre nos hemos adaptado a la llegada de nuevas tecnologías y lo haremos de nuevo. La verdad es que necesitamos más robots, no menos, y el desafío es ver como nos reinventamos para seguir agregando valor.

Mito #9 El Big Data lo arreglará todo

Los números no cuentan toda la historia. El juicio es necesario también. Y ningún jefe puede hacerse con la “información perfecta” lo suficientemente rápido. Así que no te escondas detrás o intentes confiar solamente en los datos. La importancia de utilizar criterios, sentido común e interpretar la data seguirá agregando valor (si lo haces bien).

Mito #10 Las evaluaciones anuales ayudan a administrar el desempeño

La gestión del desempeño debe ser una conversación continua, no una sesión anual de recriminación. No esperes todo el año ahorrando resentimiento por las cosas que no han salido como te gustaría. Deja las evaluaciones y habla normalmente con cada una de las personas de tu equipo. Cada vez más empresas están abandonando estos “sesiones de castigo” anual y cambiándolos por conversaciones continuas.

Takeways: Sin preparación ni dirección, muchos gerentes nuevos recurren a formas estereotipadas de funcionamiento, pero en lugar de ayudarlos a liderar a su equipo, puede ser contraproducente. Estos mitos sobre la resistencia al cambio, el liderazgo innato y lo que necesita tu equipo pueden ser verdaderas trabas para que tu rol de líder marque la diferencia.

Basado en el artículo original de BBC (en inglés).