Uno de los temas que despierta mayor interés en la actualidad entre gerentes generales y directores de empresa, es la transformación digital. La necesidad de formar parte de lo que está por venir y evitar de esa forma tomar las decisiones equivocadas que puedan socavar los modelos de negocios de las compañías, son razones suficientes para mantenernos alertas respecto de este proceso.

El problema surge cuando enfrentamos este tipo de desafíos mostrando temor al cambio, porque, en el fondo, estamos entregando una radiografía errada de nuestro liderazgo que es transferible a un gran número de situaciones de incertidumbre que deberán enfrentar los negocios en este y otros temas.

Pensar, por ejemplo, que la Inteligencia Artificial (AI) nos privará de nuestros empleos actuales, es crear una mirada parcial para analizar el futuro. Según da cuenta una publicación reciente de Harvard Bussiness Review, “la creación de tareas humanas detrás de los avances tecnológicos forma parte de la historia de la automatización desde la invención del torno mecanizado. Denominamos esta frontera en constante movimiento del desarrollo de la IA como la paradoja de la última milla de la automatización: a medida que avanza la IA, también se produce la rápida creación y destrucción de mercados de empleo”, para dar paso a nuevos tipos de tareas que requieren de la participación humana.

¿Estás del lado correcto del cambio?

En una de sus recientes columnas sobre liderazgo, el Global Managing Director–Leadership Transformation, de Lee Hecht Harrison, Vince Molinaro, cita un spot televisivo que recrea una reunión ficticia en la oficina del presidente de un sello discográfico en la década de 1990. Él se lamenta porque su compañía está siendo “asesinada por esta moda de Internet”. El CEO le pide a la sala que le dé ideas sobre cómo revivir su negocio.

Uno sugiere un club de CD por correo en el que los miembros obtienen 10 CD por US$ 1. Otro sugiere invertir mucho dinero en la tecnología de discos láser. Finalmente, una miembro del equipo muestra una idea radical: abandonar las ventas de CD y en su lugar crear una plataforma en línea para transmitir música a los clientes por una tarifa de suscripción mensual.

¿Cómo va a ayudarnos a vender CDs?“- pregunta molesto el CEO.

El anuncio termina con una etiqueta devastadora: “¿Estás en el lado correcto del cambio?

Las investigaciones de LHH sobre liderazgo nos permiten inferir que no hay suficientes ejecutivos que entiendan que son la fuerza impulsora detrás del cambio y la transformación. Además, muy pocos comprenden que el cambio y la transformación son, en realidad, dos cosas diferentes.

Cambiar significa hacer nuestro trabajo incorporando mejoras, tecnología, optimizando funciones, para, básicamente, seguir haciendo lo mismo. La transformación, por su parte, supone cambiar totalmente la apariencia o el carácter de algo, para asegurar la sostenibilidad del negocio.

En este contexto las preguntas que debemos hacernos, son ¿estamos leyendo de forma correcta las necesidades de nuestros clientes en un mundo cada vez más digitalizado? ¿hemos pensado en nuevos modelos de negocio que nos permitan satisfacer esas necesidades?

La respuesta, en ambos casos, requiere que nuestras organizaciones puedan mirar más allá de sus éxitos presentes y, para conseguir ese objetivo, es necesario que los líderes definan con claridad si están, o no, en el lado correcto del cambio.

Takeaways: El rol de los líderes en la digitalización nos abre la oportunidad de pensar en qué medida esos roles están asumiendo la posición de impulsores de la transformación en las organizaciones. Más aún, nos permite preguntarnos si son capaces de distinguir la diferencia entre cambio y transformación.