La capacitación ya no sólo se trata de instruir al colaborador a realizar su trabajo con mayor eficiencia y eficacia, va mucho más allá y lo puedes ver en sus consecuencias. Si no capacitas a un nuevo colaborador, corres diferentes riesgos con efectos negativos, como la pérdida de productividad o el costo de rotación de trabajadores. Considera también la posibilidad de que los clientes perdidos, pueden haber sido causa de errores cometidos por los colaboradores capacitados inadecuadamente.

A continuación, especificamos 3 consecuencias:

1) Se deteriora el desempeño individual

La falta de herramientas y capacitaciones en las áreas técnicas o blandas puede generar una merma en el desempeño individual. Es clave contar con las competencias relacionadas a las funciones del cargo, al contexto de trabajo y las nuevas competencias digitales, por ejemplo, teletrabajo.
Esto permitirá a los colaboradores estar preparados de manera adecuada y adaptarse a los nuevos cambios que exige el entorno laboral.

2) Disminuye la motivación

Desarrollar un Programa de Capacitación interno, genera un impacto positivo de parte de los colaboradores hacia la empresa, percibiendo que existe una preocupación por su desarrollo profesional y personal. La capacitación también se trata de que el colaborador desarrolle sus habilidades blandas: comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, inteligencia emocional, etc… Con esto estamos preocupándonos de la estabilidad organizacional.
El no contar con un programa claro que atienda estas necesidades individuales y de área, puede ocasionar una disminución en la motivación y engagement, y como consecuencia, afectando la productividad de los equipos. Cuando esto ocurre la relación dentro de cada equipo de trabajo y entre los mismos equipos se vea deteriorando y los efectos comienzan a notarse en la empresa en el corto plazo. El clima laboral de la empresa se vuelve desagradable y con ello cae la productividad.

Se imposibilita el desarrollo a largo plazo de la empresa

Es difícil para una organización que no cuenta con un programa de capacitación relativamente periódico, ser capaz de crecer en el largo plazo. Por dos razones:

  • Enfrentar a la competencia: Quedará en desventaja con la competencia en cuestión de nuevas tecnologías, por ejemplo, o la misma área de RRHH, no estará en condiciones de realizar un trabajo en conjunto adecuado.
  • Fuga de Talentos: La formación continua es uno de los elementos más valorados por los colaboradores hoy en día, particularmente de las nuevas generaciones, de modo que la falta de apoyo en términos formativos puede ser causa de rotación laboral. Según una encuesta realizada por la Revista CED, 7 de cada 10 empleados afirmaron que la capacitación relacionada con el trabajo y las oportunidades de desarrollo influyen directamente en su decisión de permanecer en una organización.

Es esencial diseñar un programa de capacitación que considere las necesidades por área, intereses y necesidades individuales, funciones propias del puesto de trabajo y resultados de la evaluación de desempeño. Apostando a una inversión positiva en el corto y mediano plazo, que potenciará el engagement y felicidad de tus colaboradores.

Takeaways: La Capacitación es una herramienta clave de propuesta de valor a los colaboradores, tanto para la atracción como retención de talento. El acceso a la formación a través de las capacitaciones, hoy en día es cada vez más fácil en un contexto de teletrabajo. Mediante la modalidad de cursos online y flexibilidad de horario. Además, hoy existen muchas técnicas de vanguardia, como la gamificación, que hacen las capacitaciones mucho más atractivas y desafiantes para los colaboradores y así crear lugares de trabajo más felices.

Artículo original de Buk, si quieres saber más sobre nuestra información te invitamos a leer este artículo en el siguiente link: https://www.buk.cl/blog/las-3-consecuencias-de-no-capacitar-a-tus-colaboradores